Con ejemplos para clarinete, viola y piano

¿Cómo consigo volver a disfrutar estudiando? ¿Y que luego no tenga fallos de memoria? ¿Cómo consigo no tensarme haciendo música? Y qué estudio primero: las notas, o la música, o el sonido, u otra cosa diferente?

Son varias preguntas frecuentes que oigo en mis cursos y sesiones individuales.

En este artículo describo mi enfoque al estudio, de cara a disfrutar. Nada más y nada menos. Lo bueno de ello es que como producto secundario, me acabo sabiendo la pieza. Son cuatro pasos muy sencillos, y que tienen mucha fuerza si se aplican conscientemente. Estos pasos los aplico con mis alumnos de piano, con muy buenos resultados. Y lo mejor: disfruto muchísimo estudiando!

Continuar leyendo...

Hace exactamente seis semanas escuché un concierto y tuve uno de los momentos de comprensión más fuertes de los últimos tiempos. El programa lo formaban quintetos de clarinete con el Cuarteto Gerhard y el clarinetista Víctor de la Rosa, en un pequeño pero fino festival cerca de Barcelona, ​​donde viven mis padres. Hoy, quiero hablar de compromiso.

Previamente al concierto, me enteré que el cuarteto ensaya seis días a la semana durante cuatro horas, y que, por supuesto, cada uno estudia varias horas al día, y todo ello a lo largo de los últimos ocho años. A menudo se dice del cuarteto de cuerda que es un "matrimonio a cuatro", y no sin razón.

Continuar leyendo...

Por qué las declaraciones del violinista Christian Tetzlaff son importantes y lo que tienen que ver con el Método Resonancia.

Esta semana, una entrevista con Christian Tetzlaff en Strings Magazine causó una pequeña sensación en internet.

En ella, el violinista concertista Tetzlaff responde a la...

Continuar leyendo...

¿Te gustaría quedar en contacto?

Cada dos semanas envío un correo electrónico con reflexiones sobre mi propia práctica de tocar y enseñar Resonancia. Algunas llegan a parar a mi blog, algunas sólo las leen mis abonados. Espero que mis mails te puedan inspirar, motivar y aportar algo valioso.

Nada de spam, y te desapuntas cuando quieras.